Ir al contenido principal

Entradas

Mi decepción con la vecina.

Desde mi apartamento de soltero llevaba varios días percibiendo a medio día o en las tardes deliciosos aromas de comida, a veces sancocho, o plátanos fritos, cuando no era chocolate o carnes guisadas, estos olores se filtraban por vidrios y techos del apartamento contiguo, en la misma casa, donde reside una hermosa vecina. En algunas ocasiones, en las noches o altas horas de la madrugada, sobre todo el fin de semana se filtraban los perturbadores sonidos de la cama de madera desajustada o los gemidos de quien seguramente le estaba dando un adecuado uso al momento con alguna visita especial. Solo en un par de ocasiones había visto a la vecina, y en una de estas, tuve la oportunidad de hablar un poco con ella, solo que no recuerdo de que hablamos pues cuando estaba cerca de ella, mientras pretendía dialogar con ella por mi mente solo pasaba las imágenes de los deliciosos manjares que ella debería preparar, claro, no lo niego también imaginaba su hermoso cuerpo en alguna posición y muy ad
Entradas recientes

Vergüenza

Cosas que suceden en la vía de la vida... Continuamos. La verdad yo me equivoqué, tal vez por la avanzada edad que ya no puedo ver bien muchas cosas, uso gafas para ver la letra pequeña., por ejemplo. Pero, los que se equivocaron y ayudaron a elegir a al sub presidente actual, y ver como cada día nos pega una patada en el culo, y nos joden y nos joden y lo más triste siguen pensando que es el mejor del mundo. Claro, su hermana quien trabaja en avianca, si no puede dudarlo después de semejante regalo que le dieron. Esas son las cosas que suelen suceder en eta aun patria boba.

Una historia que un día le contaré a los nietos que no tendré.

Foto de Cori Rodriguez en Pexels “Había una vez un mundo casi perfecto donde se podía respirar con tranquilidad, sin usar tapabocas o aparaos para poder darle vida a tu cuerpo. Ese mundo limpio y puro era muy bonito, ustedes no imaginan, tanto adultos como niños podían andar libres, sin ningún peligro de contaminación, o de afección de la salud… jugar con barro, andar descalzos, sobre todo los niños en el campo, era muy común además saludable, porque a través del contacto con la tierra directamente de esta se obtenían los anticuerpos necesarios para volverse inmunes a las principales enfermedades existentes en ese momento. Los relojes, los celulares, no existían y todo se calculaba con el movimiento del sol, la chancla y la velocidad de la mamá atrás de uno.    En este mundo que, si existió y fue real, era otro mundo en este mismo planeta. Los niños eran casi inmortales, se podían pisar alambres, chuzos de moras y otras zarzas y nada pasaba, bueno un chuzo de guadua

...y descubrió la verdad.

…y resulta que eso era mentira y que la vida si la podía vivir como debía, es decir si podía salir a la calle y nada le pasaría como aseguraba su abuela. Era mentira, no había ni un coco ni nada que le impidiera salir a rodar el mundo. Hoy ha visitado más de 8 países en América latina, solo montando su bicicleta y nada le ha pasado, al menos de lo malo que le decían en su casa le podía pasar por ser mujer y querer desde niña montar bicicleta que era cosa solo de machos. Fotos de ; Brett Sayles

Día de pensar la vida un poco.

Volví a recordar a mi madre, ella decía, “Hecha la ley, hecha la trampa”; Hoy día, en estado de apuros se encuentra la hum anidad definitivamente. Entre más jodida sea la hoja de vida, más halagos se recibe de un pueblo inmerso en el populismo, el hambre y el miedo generado a través de los medios de desinformación. Bueno voy a tratar de aclararles ese enredo que escribí. En primer lugar mi madre siempre razonaba la vida a partir de frases, que para mí eran propias de ella, porque siempre las acomodaba perfectamente a cada situación, con el paso del tiempo me di cuenta, que efectivamente, sus anotaciones,  

El círculo del noventa y nueve

(Anónimo tomado de la internet) En un país no muy lejano había un rey muy triste, el cual tenía un sirviente que se mostraba siempre pleno y feliz. Todas las mañanas, cuando le llevaba el desayuno, el sirviente lo despertaba tarareando alegres canciones de juglares. Siempre había una sonrisa en su cara, y su actitud hacia la vida era serena y alegre. Un día el rey lo mandó llamar y le preguntó: -Paje, ¿cuál es el secreto? - ¿Qué secreto, Majestad? - ¿Cuál es el secreto de tu alegría? -No hay ningún secreto, Alteza. -No me mientas. He mandado cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.

la Historia de vida de Antonio

Por; Antonio Palechor Arevalo El ruido del despertador interrumpió la tranquilidad de la madrugada y en seguida el gallo saratano entonó su canción que se escuchó alrededor de la vecindad. Don Antonio se incorporó de inmediato y trazó su cronograma de actividades del día. Colocó en la estufa una olla para el primer y único café del día y mientras tanto tomaba una ducha de agua tibia a la que por fuerza se había acostumbrado (antes se bañaba con agua fría). Tomo un recipiente que llenó de maíz partido y alimento y pasó por el criadero de pollos para entregarles la primera ración del día repitiendo la acción con suficiente agua para luego alimentar los conejos, sin descuidar los patos que se están convirtiendo en adultos.